enlatada

Just another WordPress.com weblog

Escritos sobre el dolor (I). De lo vivido.

leave a comment »

Rompió el silencio apuñalando el aire. Mudo de poder, hambriento de catástrofe, aún suda sangre ajena.

Y después… después habla de amor y Punzadasdespliega sus sucias plumas para iniciar su ritual.

Presas ingenuas y ávidas de cariño hacen planes perfectos y él parece olvidar la raíz sangrante y el dolor causado. Olvida el placer de la injusticia consciente. Y en ese estado, se deja llevar… mientras puede: dentro la ira palpita y el desprecio se contiene.  En un resoplido estalla. Otra vez. Estalla.

Con un toque maestro hace reventar el corazón de su compañera, cuyas lágrimas corroen la almohada. Punzantes, corrosivas.

Y después… después habla de amor y despliega sus sucias plumas para iniciar su ritual.

Anuncios

Written by mlhierro

junio 28, 2009 a 9:32 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: