enlatada

Just another WordPress.com weblog

Mapa

leave a comment »

De tanto mirar hacia adelante perdió el rumbo. Tropezó y cayó al suelo, pero más allá de levantarse permaneció sentado intentando encontrar pistas en la punta de sus zapatos.

El atardecer le inundó de anaranjados y en ese mismo lugar el niño durmió.

Mientras ella dibujaba con sus finos dedos un mapa en su espalda, despertó el hombre.

Anuncios

Written by mlhierro

julio 3, 2009 a 5:27 pm

Publicado en textos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: