enlatada

Just another WordPress.com weblog

Y aquí viene tu nombre

with one comment

Rebañamos los momentos de soledad compartida

Sorteamos la incertidumbre con promesas

Y el miedo lo arrancamos con hechos. Dia tras dia. Dia tras dia.

Ya hicimos que la compañía no sobrara

Y sigo besando cada verbo de tu boca

Y abrimos mil paraguas

para protegernos de recuerdos de cristales rotos

Suavizamos las aristas del carácter

Sin confundir la indicación con el reproche

Nos echamos de menos con cabeza

La paciencia, serena, nos ampara.

Nos miramos satisfechos frente a la alacena llena

Y obtenemos del calor nuestro pan de cada día.

Y si tropiezo me sostienes

Y si te caes corro en tu ayuda.

Trabajo en mirarte como el primer dia

Profesión tan amena para un ser conmovido.

Y al final de la jornada mi ocio es saber

que nunca más dejarás que me despierte sola.

 

Anuncios

Written by mlhierro

noviembre 27, 2009 a 12:39 pm

Publicado en textos

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. y esto, es la simpleza del Amor
    que la eleva a la categoría de Capacidad Suprema
    y la cuál,está en todas partes, escondida
    😉

    Teresita

    junio 16, 2010 at 10:51 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: