enlatada

Just another WordPress.com weblog

A dónde ir

leave a comment »

La encontraron durmiendo sobre unos cartones en la esquina del hangar tan acurrucada que parecía que iba a desaparecer. Algo hizo que permanecieran expectantes, callados, observando desde la puerta esos últimos momentos. Ya se sentían lejos.

Arropada por los rayos del amanecer que se colaban por la rendija de la vieja nave, tan pequeña para algo tan inmenso, su corazón guardaba todavía astillas de inocencia.

Se desperezó estirando tanto los brazos… el pelo alborotado y esa sonrisa. Esa mirada de volver a empezar sin estar del todo segura. Se puso en pie, se recolocó la ropa y se cubrió con aquel gorro de lana que llevaba a todas partes.

Echó un último vistazo a su alrededor y no sin esfuerzo, trepó hasta colarse en la parte trasera de la avioneta. ¿Quién no ha querido alguna vez sentirse polizón?

Ella nunca lo supo, pero una despedida nunca había sido más difícil.

Written by mlhierro

octubre 3, 2010 at 11:09 pm

Publicado en Uncategorized

Cenicienta

leave a comment »

Cenicienta atravesaba el párking descalza mirando la hora. Los pies sucios y el pulso acelerado. Una bomba de relojería. Había que parar.

Se apoyó en una columna maldiciendo a tantos coches que habían redondeado sus  esquinas a sabiendas de que era ella quien había permanecido inerte.

Despertó en la soledad de una sucia pensión revestida de polvo e insectos y al entrar al servicio dio con su imagen en el espejo. Escalofrio. La opacidad de su rostro, turbio… Nunca pudo imaginar las consecuencias. Y el hormigueo trepó por su espalda desnuda. ¿Acaso es él el que me devuelve esta imagen? ¿Será el cristal el culpable? Desde luego, parecía que no lo habían limpiado en mucho tiempo.

Las ventanas mojadas le informaban del chaparrón que caía fuera. Algo más en común, pensó, con los ojos vidriosos. No recordaba si de pequeña le decían de esconderse bajo un árbol durante el temporal, o si por el contrario era mejor mantenerse expuesta.

Envidiaba a las brujas, que permanecían desnudas en medio de la nada con los brazos en alto desafiando a los diluvios más violentos dado que ellas sí se atrevían a devolver sus amenazas. No temían abandonarse a la intemperie, aun a riesgo de que un rayo las partiera en dos.

Cenicienta decidió volver a la cama, se tumbó boca arriba sin taparse y repentinamente se armó de valor. Corrió dejando atrás las llaves y un portazo. Y ahí está, sentada en el bordillo con la mirada fija y un vestido de barro, esperando paciente que la tormenta pase.


Written by mlhierro

septiembre 29, 2010 at 10:47 pm

Bien-venidos

with 3 comments

Olor a madera,incienso,flores secas
muros astillados, vigas

Gruesas mantas. Dos copas de vino

Restos de brasa en la chimenea de piedra
que vigila afable desde el fondo del salón

Tonos pardos, ocres y cetrinos
besan suave cada rincón de esa casa

Y la indulgente alfombra que guarda el secreto
de la densa trayectoria de cuantos pies conoce

Desafiando el orden lógico del tiempo
libros viejos, centinelas de vida

Y generosos ventanales prometen resguardo
ante la más impetuosa de las tormentas

Con ley de indulgente madre la antigua bañera,
dispuesta a limpiar los pecados del dia a dia

Y la alcoba augura paz, el mayor descanso
de quienes quieren hacer de esbozos…


…Realidades Compartidas.


Written by mlhierro

septiembre 24, 2010 at 9:05 pm

Publicado en textos

Amo

leave a comment »

Lames mis heridas con el cuidado del lobo.
Arañas mi corazón despacio para dejar la esencia
limpiando lo irreal, lo innecesario
y te abrazo con el pecho abierto de par en par
por mucho que pase el tiempo
No puedo soltar tu mano, ya no puedo soltar tu mano
Vuelve a coser mi alma a tus ojos con hilos de bronce
Y acaricia una vez más los surcos
que dejaron las lágrimas en mi mejilla

Written by mlhierro

septiembre 19, 2010 at 1:18 pm

Publicado en textos

El ser sano

leave a comment »

Llevo años observando que a mi alrededor hay personas clínicamente sanas con el alma enferma. Y hay personas médicamente enfermas (leves, graves o simplemente inconscientes de su condición) con el alma fuerte, con un interior absolutamente limpio. Personas íntegras, con sólidos principios, personas buenas de las que uno aprende y con las que uno se construye.

Gozar de una buena salud es el mayor regalo que cualquier ser humano con cierta madurez podría desear. Y es cierto que muchas personas disfrutan de ello sin ni siquiera pararse a pensar en la suerte que tienen al no haberse construído sobre cimientos de cristales rotos. Personas sanas inconscientes de su fragilidad y sin afán de alarmar, bombas de relojería en muchos casos. Sí, me atrevo a afirmar que estar sano durante toda la vida es imposible.

No soy de dar síes rotundos a afirmaciones provenientes de instituciones (más bien soy de noes automáticos aunque sea por llevar la contraria) pero al leer «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.», no me queda más que estar completa y absolutamente de acuerdo. Es la definición del concepto “salud” expuesto por la OMS en 1948, definición tan rotunda que no ha variado desde 1948.

Sin embargo, creo que es complicado que un señor o una señora cuente con un equilibrio tan privilegiado y perfecto, como un reloj suizo. ¿Qué entendemos por salud? Quiero que en éste momento frenemos un poquito y nos paremos a pensar. ¿Cuál es mi concepto de salud? ¿Y los requisitos para que una persona se considere sana a ojos de los demás en la sociedad en que vivimos?

Damas y caballeros, sinceramente creo que la salud de la que se habla en los medios e incluso en en ámbito clínico es un concepto irreal, incompleto y difuso que alienta la desesperanza, el miedo y la inaceptación de uno mismo. La preocupación, la paranoia, las mentiras y la baja autoestima. Y podría seguir, pero no tengo tiempo.

Un dato reflejado en unos resultados de laboratorio, sea cual sea la patología con la que se asocie, debería servir como herramienta para ser conscientes de uno mismo, de nuestro cuerpo y poner remedio. Es nuestro derecho, el conocimiento de lo que pasa con nosotros. Y a muchos la posibilidad de enfermar y enfrentarnos a ello nos vuelve cobardes, como si nos dieran ganas de correr a algún sitio que no sabemos bien cuál es o aislarnos en una burbuja por no enfrentarnos a una realidad tan sencilla como una característica propia ya sea temporal o permanente.

Sin embargo no hay que perder de vista que la enfermedad física es una pequeñísima porción de lo que caracteriza nuestra vida comparado con otras informaciones que tenemos sobre nosotros mismos como quién soy, qué quiero en la vida, con qué apoyos cuento, mi historia, mis experiencias y todos esos motivos por los que era feliz antes de enfermar.

La enfermedad física, sea cual sea, no condiciona todos esos aspectos sobre los que nos hemos formado como personas íntegras, únicas y maravillosas y no debería condicionar nuestra forma de vernos a nosotros mismos.

Soy Fulanita, trabajo en tal sitio, gano… pues normal, tengo dos hijas, estoy enferma, soy rubia, me gusta el campo más que nada, ver a mi marido cuando duerme y los garabatos que mis hijas hacen por dibujos. Me gustan los abrazos de mi amiga Pepita y como hay personas con las que a pesar de no tener hermanos, me siento tremendamente conectada. Me gusta mi ciudad, y pasear, coger el coche y perderme, ver películas de llorar, pasar miedo en sitios oscuros, mis gatos, mis perros, reirme de gilipolleces y darme baños de horas. Y estoy enferma. Y me llamo fulanita. Y me quiero ahora igual o más que antes de estar enferma, porque como resulta que me quiero, ahora tengo la oportunidad de dedicarme más tiempo y cuidarme más a mi misma.

Mucho ánimo a todos aquellos y aquellas que han recibido una noticia regular respecto a su salud, se han asustado, han llorado y aun hoy les cuesta conciliar el sueño. Mucho ánimo en esta primera fase en la que van a estar un poco más perdidos y susceptibles. Que pase rápido y aprendan a ver las cosas desde otro ángulo poquito a poco. Y que pronto puedan decir eso que dice mi “compañero de juegos”: Estamos trabajando en ello.

Written by mlhierro

agosto 5, 2010 at 10:56 pm

Publicado en Psicología, Salud

Desvelos- Angèle Etoundi

leave a comment »

“Mi trabajo fotográfico está focalizado en la representación de la mujer negra como símbolo para transgredir los estereotipos. Quiero, por encima de todo, capturar la vitalidad, la fuerza interior y el orgullo que emana de ellas.”


Angèle Etoundi Essamba, fotógrafa camerunesa afincada en Amsterdam, nos regaló en  Madrid un recorrido cargado de color, simbolismo y miradas que atravesaron al transeúnte. “Nosotros mismos debemos fotografiar nuestro mundo, nuestra cultura, para tener una historia vista por nuestros propios ojos, una historia vivida con nuestras propias emociones”, dice Angèle, quien dentro del marco del programa ‘África Vive’, nos ofreció a lo largo de una de las calles más antiguas de Madrid 42 fotografías de gran tamaño realizadas en la isla de Zanzíbar, frente a la costa tanzana.


El programa ‘África Vive’, que llega por primera vez al País Vasco en su segunda edición, es una iniciativa de Casa África para conmemorar el Día de África (25 de mayo) que este año celebra el 50 aniversario de la independencia de 17 paises africanos con actividades lúdicas y culturales. Ahora son los bilbaínos quienes podrán disfrutar de ésta muestra a lo largo del Paseo Abandoibarra hasta el próximo 1 de julio.

Angèle Etoundi usa como pretexto velos, telas, paños, tejidos, bordados y estampados. Las telas enmarcan las miradas femeninas de sus imágenes, asocian tradición y modernidad y se convierten en “un adorno que se adhiere al cuerpo y lo transforma, dándole un nuevo soplo de vida”, en palabras de la artista. Son imágenes que respiran color y sensualidad y que intentan romper clichés que se han creado en torno al velo.

Esta exposición se inscribe en la línea de acción de Casa África relativa a género y desarrollo, presente en el PlanAfrica2009-2012 y también en el Plan Estratégico de esta institución. Para la Casa, el enfoque de género es una prioridad que aparece de manera transversal en toda su programación y, desde su nacimiento, ha organizado y apoyado actividades dirigidas específicamente a las mujeres.




Written by mlhierro

junio 6, 2010 at 12:22 pm

Publicado en Fotografía

Siempre queda alguna lata de bordes cortantes abierta en el frigorífico.

leave a comment »

Y escucho que Junio por fin ha traido el verano a toda España, pero de su boca sólo sale vaho.

A ella la garganta le duele de vomitar con tanto esfuerzo hilos de alambre. Los mismos que le rajaron por dentro por idiota. Por no escupirlos entonces.

Concluye que la esperanza y la estupidez están separadas por una línea muy fina. Concluye que la primavera no siempre huele a flores, jabón y sexo.

Siempre queda alguna lata de bordes cortantes abierta en el frigorífico.

Written by mlhierro

junio 2, 2010 at 8:33 am